DIFERENCIAS ENTRE EL NIÑO HIPERACTIVO Y EL NIÑO INDIGO

 

Hace ya tres años que participé en un congreso internacional en Argentina con este tema, con el tema de los Niños índigo o niños de las estrellas. ¿Qué ha ocurrido en todo este tiempo, especialmente desde hace tres años para acá? Ha ocurrido que la información se ha disparado, se ha multiplicado. La oferta que tenemos ahora a nivel informativo sobre los niños índigo se puede decir que se ha triplicado, en comparación con hace solamente tres años. ¿Y en qué se notan estos cambios a nivel informativo, qué hemos hecho, cómo se está llevando este tema? la información tanto de los padres como de los terapeutas, de los colegios y de los medios de comunicación se ha visto, se ha volcado con un gran interés para que cada vez tengamos más claro y mayor clarificación con respecto a estos niños.

 

 

Más que nada, la experiencia que yo tengo, mi experiencia personal (y en ella voy a basar mi conferencia) se basa en tres años de docencia en colegios especializados con el trato, educación y cuidados a niños psicóticos, niños con déficit mental, retraso y Síndrome de Down, y por otro lado mi experiencia como terapeuta de diferentes técnicas alternativas en las que desde el año 95 , empecé a darme cuenta de que asistían a cursos que yo organizaba (como por ejemplo cursos de Reiki para niños) una calidad especial de niños a los que yo definía como “mis pequeños maestros”… Los que han leído mi libro sobre niños índigo saben cómo explico esta circunstancia… En mis actividades cada vez más llegan padres, profesores, maestras, psicólogas y psicólogos que tienen la confusión entre, por ejemplo: ¿Todos los niños hiperactivos son índigo?… Pues no. ¿Todos los niños que tenemos a nuestro alrededor son índigo? No. También está el tema de los papás: los papás están desorientados. La gran suerte que tenemos es que la mayoría de papás se informan; pero aún a pesar de la información, papás abuelitos, cuidadores, etc., todo el mundo relacionado con el tema infantil se informa, pero por mucha información que se tenga, hay muy poca información clarificadora y mucha confusión con respecto al tema de los niños índigo.

 

La expectativa de los papás siempre va a ser que cualquier profesional, cualquier persona para ellos creíble, acreditada, les diga: “su hijo es especial”… Eso es lo que nos gustaría oír a todos nosotros de nuestros hijos, pero lamentablemente no es así… En mi experiencia profesional, llegan muchos papás que tienen un hijo bien raro, un hijo psicótico o un hijo con necesidad de ser tratado a nivel de un psicólogo, un terapeuta vibracional, un terapeuta holístico, o incluso, tratado por un endocrinólogo, pues tiene muy lentas funciones hormonales, e incluso problemas psicomotores y se empeñan en calzarle la etiqueta “índigo”… No es así: no todos los niños raros son índigo, ni todos los índigo son raros… Evidentemente hay un mayor nivel de información tanto en colegios como en papás y en los profesionales de las técnicas holísticas, pero aún así la confusión sigue estando presente, y además yo no quiero ser pesimista ni mucho menos: estoy solamente haciendo un recorrido en la exposición para que sepamos ubicarnos en qué momento estamos con respecto a los niños índigo: dónde estamos situados en estos momentos.

 

Como todo tema infantil, siempre va a suscitar oportunismo. Me estoy encontrando en diferentes países, como en España, aquí en México por supuesto, Venezuela, Argentina, a profesionales de la salud y de la docencia que están viendo en el tema índigo una oportunidad de ingresos, una oportunidad de prestigio, y ahora resulta que todo el mundo es un entendido en los niños índigo, todo el mundo sabe de índigos, todo el mundo tiene niños índigo, todo mundo en casa tiene uno o dos o doce niños índigo, y no es así… No se está tratando este tema con la seriedad que se merece.

Siguiente